Aquellas cosas que nos dejo Winamp

Ser un rebelde sin causa tiene sus precios, en especial cuando te conviertes en un tipo pirata, y como tipo pirata, uno sufre las desgracias de tener que reacomodar la música que descargas cuando no tiene la metadata, algo que tiene la música que consideran “legal”. Además de la falta de dólares, las plataformas como Itunes tienen más restricciones de las que uno quisiera y en países del tercer mundo (si tercer mundo!) hay restricciones de acceso a ciertos contenidos. Eso sin mencionar de las plataformas on line de audiostreaming como Spotify que no hacen otra cosa que faltarnos nos respetos con el mensajito que indica “currently not available in your country”: es decir, seguimos siendo parias para las plataformas musicales serias.

Por eso sigo siendo pirata, y puede que pase horas arreglando los contenidos en su carpetica, corrigiendo  los nombres de las bandas, los años, las categorías y cuanta cosa a uno se le ocurre, lamentablemente para todos nosotros los que deseamos escuchar cosas más del lado de acá, es poco el contenido que uno puede conseguir en internet. Por ejemplo, es poca la música que uno puede conseguir si uno coloca en la búsqueda de Google “cocos y melones guillermo davila mp3”.

Lo peor del caso es que reproductores gratis para la administración de tus contenidos de audio son un desastre. Yo insisto que Winamp ha sido mi reproductor de cabecera desde tiempos inmemoriables, inicialmente porque organizar la música siempre fue más fácil a través de él. Quizá tener un Ipod convirtió el manejo del Itunes algo necesario, y en ocasiones, fue lo mejorcito para manejar esa data. Tenía un motor de búsqueda para organizar la información, sin embargo, era muy común que se pelara y en ocasiones había mucha música irreconocible para él.

Pues, Si buscan por internet, todos los artículos que existen desde que el 20 de diciembre de 2013 que decidieron descontinuar al bien programado Winamp recomiendan posibles opciones para el manejo y reproducción de tu música.

Por suerte, se dice que Winamp recibió un impulso de un comprador y eso le da unos cuantos años de vida, siempre y cuando no sea de esas empresas carnívoras que lo que hacen es comerse esas iniciativas fenomenales y convertirla en una mala copia de cualquier producto propio y mal llevado. Mientras tanto, Spotify, te puedes quedar allá bien lejos,  porque de pana mis dólares no los quiero gastar en ti.

Les dejo un puñado de artículos que hablan sobre el tema

Y si quieres dejar de perder el tiempo y tener un reproductor decente, haz clic aquí.

Anuncios