¿Debo aprender a programar?: lo bueno y lo malo

Estuve trabajando en un sitio web que estuvimos desarrollando, muy de la mano con el programador. Fue interesante, porque tuve la oportunidad de aprender aunque sea un poco de cómo se monta un sitio web y como se pueden desarrollar los cambios en el. En definitiva no es fácil tratar de generar una plataforma “bonita” como si fuera un Powerpoint, creo que un trabajo de técnica y diseño, es un trabajo de precisión, atención al detalle, exactitud, y repaso constante de las cosas.

Eso si lo puedo hacer, pero eso de confiar en mi memoria para conocer todos los códigos posibles sin copiarme algo de otro sitio es  bastante ya. De hecho, creo que son pocos los programadores que no han copiado, pegado y reprogramado un código para que un sitio se vea correctamente. De todas maneras, ese conocimiento básico de los hechos y tener la oportunidad  de sentarte al lado de una persona con la paciencia para programar un sitio web te da una perspectiva en la vida que tiene sus pro y sus contras y creo que aquí es una buena oportunidad de destacarlos.

Bueno de saber lo que hace tu programador:

  • No te puede caer a muelas: saber los límites de los sistemas y sus herramientas es fundamental para entender lo que ocurre cuando el sujeto se sienta a descargar códigos durante días. Que te diga que se puede y que no es fundamental. Un amigo me decía, muy sabiamente “todo se puede,  siempre que haya tiempo y dinero para hacerlo”, sabio el muchacho.
  • Planificación y seguimiento del proyecto: si tu programador tiene como disciplina personal planificar primero y programar después es mucho mejor, pues así todo el trabajo previo siempre va a beneficiar al desarrollo. Eso parte desde tener los textos organizados, conocer el tamaño de las fotos, entre otras cosas. Cuando haces la revisión a profundidad, puedes hacerlo en base a la planificación, eso facilita las cosas.
  • Hacer pruebas en caliente: los navegadores tienen editores de código que te dejan hacer las pruebas en vivo y hacer las modificaciones en caliente. Así puede revisar lo que hizo, probar algunas cosas “básicas” para mejorar el sitio y sugerir los cambios. Al fin y al cabo, el que sabe lo que se quiere eres tú.
  • Cuánto tiempo, cuánto cuesta, cuánto pago: no seas miserable, ten en cuenta que por muy lindo y bien hecho que se vea algo, eso implica unas cuantas horas hombre de letras chiquiticas y pruebas infinitas. Sin embargo, hay que mantener la presión sobre el desarrollo para que salga a tiempo… ni tan tan ni muy muy, pues.
  • Con el tiempo, las cosas sencillas, las puedes hacer tu mismo: cambiar textos, links, fotos, y una que otra dimensión, será posible, después de pasar horas viendo como se hace. De verdad, si no aprendiste algo en el proceso, honestamente, eres terrible. Ten en cuenta que cuando se den cuenta que sabes hacerlo, te conviertes en un esclavo de eso… así que trata de ocultarlo estratégicamente.

Lo malo de no saber que hace tu programador:

  • Lenguajes raros, ignorancia total: CCS3, PHP, Javascript, y no sé cuantos más lenguajes existen para la programación. Es bueno saber lo básico, si tienes interés de saberlo, pues inténtalo, pero honestamente, al final, esto solo sirve para que la funcionalidad del sitio y su estética mejore. Trata de saber que hace que cosa, pero no inventes, no aprenderás asi como así.
  • Servidores, esa fantasía: debo reconocer que eso de configurar, montar, y manejar la data de un servidor, es chino para muchos de nosotros, sin embargo, creo que es algo que se aprende poco a poco. Por lo pronto, pregunta que es lo que está montando y en donde. Averigua sobre los servicios parecidos con otras empresas y evalúa su desempeño, tarde a temprano te darás cuenta que “eso” es dinero que estas invirtiendo, o gastando, según sea el caso.
  • Motores de búsqueda: Ese tema de SEO uno no lo comprende hasta que hace una búsqueda en internet y ve el desastre que eso puede generar. Por eso es tan importante que poco a poco vayas haciendo la descripción de tu sitio de acuerdo a las recomendaciones que, por ejemplo, hace Google. Documéntate un poco y haz el trabajo, y deja que el programador haga su parte. El contenido, al fin y al cabo, es tu responsabilidad. Importante: esto sirve también para la socialmedia… por eso no hay que descuidarlo.
  • Los pelones de imagen: insisto en esto porque me ocurrió con un sitio que estoy trabajando… Las imágenes son gigantescas y pesan muchísimo, por ende, el sitio descarga lento. Optimizar las imágenes desde el principio puede ser la vida o la muerte en la descarga, y eso es algo que solo el programador sabe y que si no se hace el trabajo desde el comienzo, hay que trabajar doble. Por tanto… pregunta sobre ese tema. Seguro te va a pasar y cuando hagas una revisión esto implicará al menos el 50 % de tus problemas. Yo aun estoy resolviendo esos problemas.
  • Se cayó la página… ¿y ahora?: y lo peor es que se da cuenta tu jefe cuando la está mostrando en una junta directiva. Ahí solo hay un procedimiento: llama, suplica, reza, paga y da las gracias. No hay otra.

Esto es una reflexión apenas. Pueden haber muchas cosas más y de las experiencias que han tenido me interesa conocerlas todas. Escríbanme y cuéntenme de sus experiencias llevando proyectos digitales.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s