Pasión y odio por la imagen: Instagram… el gran dilema

Hemos discutido hartamente todo lo que podemos hacer por Facebook y por Twitter. Sin embargo ahora que aparece el Instagram quedamos todos en silencio porque no sabemos qué hacer con él. Y se los digo con conocimiento de causa: cada vez que me reúno con alguna persona para conversar sobre esos temas, resulta que no existe nada que podamos hacer para poder mantener mayor control sobre la herramienta. Es como un tomagochi. Si no estás sobre él, literalmente se muere.

No hace falta hablar con expertos para saber que el Instagram no es para personas que no están interesados en alimentar su ego. Es trabajoso, fastidioso, complicado y se convierte en una odisea de diseño. Es cuando uno se pregunta, si… tiene mucho engagement, ¡pero a costo de qué!

Si revisamos la estadísticas de cualquiera de nuestras plataformas y el engagement que ellas producen, podemos darnos cuenta que cualquier publicación que hagan por Instagram va a tener más impresiones y mayor capacidad de respuesta que cualquiera de tus redes sociales, inclusive, podría, sin ser preciso, creer que es 20 veces más que el mismo Facebook, lugar donde tenemos a todos nuestros amigos, y en el caso de una empresa, las personas que “están interesadas” en tu marca.

Pasa además algo muy particular: las publicaciones que haces en Instagram son mucho más virales que cualquier otra cuando la compartes en cualquiera de las otras redes sociales, por tanto, algo tiene de interesante su formato que hace que todo lo que publiques en ella sea contenido mágico. “Branding”, “marca”, “posicionamiento”, “presencia semiótica de la marca”, “imagen” son cosas que se me pasan por la cabeza para justificar su uso, pero atendiendo a la lógica y a la práctica, Instagram hace cosas maravillosas, pero otras… no tanto.

Si no fuera por herramientas como Iconsquare sería muy difícil monitorizar y moderar los comentarios de la herramienta, que está por demás decir que no te ofrece ninguna alerta cuando te hacen algún comentario o hacen alguna interacción, y juro por dios y mi madre, que puede que se te pase por la velocidad en la que se generan las interacciones. Puedo de dar fe de ello con bastantes tragos amargos inducidos.

Por otro lado, me parece terrible que sea imposible colocar más allá de un tag o una mención, un vínculo a tu sitio web o a algún lugar para que la gente conozca más de ti. Esto es algo serio, porque la idea de posicionar marca parte de la idea de “hacer que te conozcan”, darles algo que genere el interés necesario para promover tu marca, pero instagram no deja.

PERO…

Tengo algo que debemos reconocer de la herramienta. Alimenta el ego de muchos, el alma de otros, tiene su objetivo claro (ser móvil) y eso es una de sus ventajas cuando la usas para reconocer la existencia de un mundo que está allá fuera y quieres mostrar que lo estás disfrutándo (si muchachos, más allá de lo digital hay cosas… y hay gente que está haciéndolas sin conexión al wifi).

Hay momentos en los que creo que mucho discutimos lo técnico y poco pensamos en esas cosas que deben ser el fundamento de las redes sociales: mostrar la vida que tenemos con su mejor cuadro, su mejor luz y el mayor optimismo posible.

Creo que las personas que están usando esta herramienta como una forma de marketing personal les están funcionando maravillosamente. Porque usan la herramienta para capturar un momento, y sin filtro alguno, coloca un corazón a la marca, a un personaje o un proyecto.

Si ciertamente la herramienta tiene sus limitantes, considero que “también” ese es uno de sus encantos. Yo en particular sigo planteando mis dudas sobre ella desde el principio, sin embargo no han cambiado nada y eso ha sido la fortaleza de la herramienta. Insisto: sigue siendo una caja negra, pero eso es lo que ofrece, y eso es lo que gusta.

Mientras tanto… sigo jugando con él hasta que sepamos como entrarle, y para eso tengo a los cerebros expertos, quienes seguramente nos mostrarán lo maravillosa que es y todo lo que puedes hacer con ella… pero bueno, como dicen algunos libros “eso es parte de otra aventura, que contaremos en otra ocasión”.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s