Desmitificar el internet

(notas para una dirección estratégica)

Cuando uno inicia un proyecto de mercadeo digital y lo pone en marcha pones a tu equipo, gente especializada en estas lides, a construir una idea. Mucho que planificar, muchas páginas que ver, muchos conceptos que aclarar, contenido que hay que desarrollar, mucho diseño, línea gráfica, fotos, muchas horas de problemas que resolver, cambios, cambios y más cambios.

El asunto es que no se trata de una página web y una estrategia de redes sociales. Una app para celulares, una presentación, un video o lo que se les pueda ocurrir. Estamos hablando de gente que está haciendo cosas para la gente.

El manifiesto cluetrain (tanto el viejo documento, como el nuevo) ha sido un documento muy revelador para mí, porque creo que muchos de los que trabajamos en este asunto hemos pensado en algún momento en estas cosas, sólo que esta gente lo puso en blanco y negro.

“El internet somos nosotros, conectados” es especialmente a eso que me refiero y creo que esto nos lleva a los que nos hemos entregado filosóficamente a ella a generar un cambio de pensamiento. Comprender el internet no es solo navegar en ella, saber usar el Facebook y el twitter o usar un correo electrónico: se trata de comprender que nuestra vida cambió y que la nueva era del conocimiento se construye compartiendo, convirtiendo en común todo ese saber humano; que sea el interés (y solo eso) el único límite para acceder a ello.

Para ello, debemos desmitificar al internet.

Educar es una manera, generar el interés, dar las claves para comenzar, repartir las llaves, dejarlos entrar a todos es la misión para los que deseamos que el mundo cambie… ese 3.0 que habla Kothler. Encontrar una visión transformadora es parte del trabajo de los que creemos… no es que quiera crear el evangelio digital según San Marco… pero creo que tenemos la herramienta para ponerlo en marcha.

Muchos me preguntaban el otro día con eso de aprender a programar ¿para qué? Bueno, creo que los corchetes son la base de todo. Comprender, al menos, que es lo que ocurre en la estructura del internet, hace que dejemos de ver a los programadores como dioses del olimpo. Comprender qué es lo que hace un script te abre un sinnúmero de posibilidades y te genera la conciencia de aquello de lo que puedes ser capaz de hacer frente a una computadora.

Por eso creo que para desmitificar hay que educar.

Yo estoy consciente que no somos los dueños de toda la verdad. El desarrollo de proyectos digitales está provisto de muchas aristas filosas que hay que aprender a tocar, necesita muchas competencias técnicas y es necesario planificar, crear, medir y evaluar muchas cosas para que todos los objetivos (si eso es la parte inicial de todo esto) puedan cumplirse. No podemos abarcar todo. Sin embargo, educar en lo digital es la manera de romper con las barreras del miedo.

Hoy romper el miedo es una tarea más fácil. La necesidad de comunicarnos nos ha hecho más cercanos a los procesos digitales. Cometemos muchos errores, si; pero es precisamente la necesidad de equivocarse lo que te ofrece la posibilidad de seguir avanzando, de aprender sobre la experiencia. Todo es mejorable, escalable, aprendible, entendible, comprensible, fascinante. Solo está ahí esperando.

Educar es abrir mentes (#openmind, como diría Pedro de Armas).

Pedro, el profesor de Historia universal, famoso por su manera tan atípica de darnos clase, lo decía a su manera. Abre tu mente… abre tu mente… abre tu mente. Él era el destapador, el limpiacañerias, el promotor de esa apertura en aquellos años.

“Por más que sepas lo que sabes, siempre estás aprendiendo. Que por más que sepas lo que sabes, siempre debes estar dispuesto a enseñárselo a otro”. Ese es el fundamento de todo esto. Aprendemos enseñando, enseñamos aprendiendo. Al final esto del internet  se basa en nuestra manera de relacionarnos, de esa necesidad de hacerlo más fácil. No son unos códigos, unos pixeles, unos protocolos. Es nuestra manera de alimentar nuestra alma al encontrarnos.

El internet no es nada, más bien se parece a la gravedad, y como fuerza natural nos reúne a todos. Podría seguir escribiendo ideas. Pero me están cerrando la oficina y están apagando la luz.

Sin embargo eso no me desconecta.

Se les quiere a la velocidad de Bjorndalen, con toda la banda ancha…

 Links de interés:
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s