¿Tienes un blog? 6 tips para que sea exitoso y rentable

Empezamos el año y estamos buscando maneras inteligentes y perdurables de obtener nuevos ingresos, por eso pensamos en cómo monetizar un blog, una herramienta digital al alcance de tu mano que puedes cultivar y rentabilizar.

Por eso, dictaremos en Caracas, el sábado 30 de enero el Taller Ganando dinero con un blog.  Tener un blog implica poder influenciar a las personas y por ende, la posibilidad de monetizar tu proyecto y hacer de él un negocio.

Marco González, bloguero y consultor en mercadeo digital ofrece consejos esenciales para poder tener un blog exitoso:

  1. Define el tema. Es importante tener un objetivo claro desde un principio: si nos gusta hablar de política, pues esa es la intención del blog y no otra cosa. Si nos gusta conversar de deportes, es ideal que dediquemos ese blog específicamente para ese tema. Tener una línea de discurso hace que nuestros posibles lectores tengan un interés común y podamos generar una comunidad alrededor de nuestro contenido.
  2. Con tu propio estilo. Te recomendamos que busques la manera de destacar. Así que aquí dos consejos: juega con las posibilidades que te dan las herramientas que elijas; y dos, la lectura y la revisión de otros blogs hace que vayas ampliando tu visión.
  3. Cuida la estética Es importante que tus textos sean limpios, legibles, adornados con contenidos adicionales. Colócale imágenes o videos que puedan darle valor a tu texto y que complementen tu contenido. Si no sabes de Photoshop o de alguna herramienta de edición de fotos, te recomendamos el uso de canva como apoyo a tus ideas.
  4. ¡Hipervínculos! Una de las ventajas del internet es la capacidad de conectarnos. El hipervínculo es la manera de citar un contenido relacionado, sea propio o de otro, que puede consultarse y complementar la lectura. Eso hace de nuestro texto o video o fotografía o audio algo más interesante.
  5. Usa palabras clave. Su uso es fundamental para facilitar la búsqueda de estos contenidos en la web, y mientras mejor identificados con categorías y palabras claves, tiene mayor posibilidad de ser encontrado en los buscadores: lo que es una gran ventaja.
  6. Promociónalo en tus redes sociales. Casi todas las herramientas de blogs tiene la posibilidad de compartir tu contenido automáticamente a través de los medios sociales que tengas. Trata de configurar esos motores de publicación en tu blog para facilitar tu promoción de tus contenidos.

Recuerda que la constancia y la creatividad es la manera de llamar la atención de nuestros lectores. Crea un plan de trabajo para hacer que tus seguidores esperen tu contenido. Al hacer el trabajo con constancia y disfrutarlo, el dinero viene por añadidura.

 Los interesados en formar parte del taller para crear y monetizar un blog pueden escribir a grupommcomunicaciones@gmail.com  o comunicarse a través del 04143960271 /04167030155

* Grupo MM Comunicaciones se dedica a impulsar los nuevos negocios en el país, mediante consultoría en Relaciones Públicas, capacitación y Coaching a Pymes y emprendedores. @mm_comunica en Twitter,  Instagram y Facebook. http://www.grupommcomunicaciones.com

Contacto de Prensa:

María Elena Monroy/mariemonroy01@gmail.com

04143960271

Anuncios

7 claves para proteger la privacidad en las redes sociales

Marco Tulio González, consultor en Comunicación Digital y Comercio Electrónico nos da 7 claves para cuidar la privacidad en Internet y evitar ser víctimas de actos delictivos en línea

Norma Rivas | ÚN.- Según la psicóloga Miriam Rodríguez Rivera el uso de las nuevas tecnologías y las redes sociales para acosar a una persona se ha denominado acoso cibernético o ciberbullying, el cual consiste en una agresión psicológica sostenida y repetida en el tiempo, perpetrada por uno o varios individuos contra otros a través de los referidos medios.

Marco Tulio González, consultor en Comunicación Digital y Comercio Electrónico con Especialización en la Lingüística y el Estudios del Discurso, nos da 7 claves para cuidar la privacidad en Internet y evitar ser víctimas de actos delictivos en línea.
1. El desconocimiento de las herramientas, y el descuido, es lo que hace que nos hackeen nuestras cuentas, y por ende nuestras vidas. Mi primer consejo es conocer las herramientas que usamos, leer las políticas de privacidad que nadie lee, y revisar sus opciones, que por lo general nadie usa. Pídeles consejos a tus hijos o sobrinos para que te ayuden a configurar la seguridad de tus redes sociales si no sabes cómo hacerlo… seguramente ellos si saben. ¡Deja la pena!
2. Tus cuentas de correo son el centro de todo Gmail, por ejemplo tiene muchas herramientas de seguridad para evitar que te secuestren tus cuentas, es fundamental que configures esos permisos que están asociados con un teléfono celular y un correo alternativo. Incluso, si una persona fallece, puede designar a otra persona en el manejo y la administración de esa cuenta… donde seguramente tienes hasta los correos de tus cuentas bancarias.
3. Con respecto a tus correos… evita hacerle clics a los correos raros de bancos que te dicen que tu cuenta está bloqueada, que tienes algún problema o que te ganaste algo. Los bancos hoy en día no regalan nada. Por lo general esos correos te llevan a páginas falsas que terminan quedándose con tus datos.
4. Tu celular tiene herramientas de seguridad… actívalas, porque ellas pueden crear un backup de tu equipo, borrar los datos del celular en caso de robo, e incluso, inutilizar el equipo convirtiéndolo en un pisapapel con pila. Esto evita que los facinerosos que desean tu celular no tengan acceso a tu información personal y poner en peligro a tu familia o amigos.
5. Las Apps de tu celular son todo un tema. Así como existen apps maravillosas que hacen las mejores fotos, existen muchos ociosos que crean apps que lo que hacen es entrar en tu celular y llevarse información. Los celulares no tienen la seguridad que puede tener una computadora. Si vas a descargar un apps, consulta quienes tienen ese app, consulta la clasificación y los comentarios de las personas. No descargues cosas solo porque sea “bonito”.
6. En las redes sociales hay que ser consciente que estamos expuestos de muchas maneras, principalmente porque nosotros mismos cedemos. Hay que ser consiente con lo que se publica, sin llegar a niveles de paranoia. Colocar tu perfil privado es una manera, pero puedes compartir cosas solo con amigos o familiares, y así evitas compartir cosas privadas con todo el mundo. Claro, un buen chiste es otra cosa. Si eres una persona pública, debes separar lo profesional de lo personal. Para eso existen los fanpages.
7. Deja el chisme… el sexo es el principal anzuelo que existe en el internet para que caigas en las redes de un criminal. No te digo que no veas cosas, el 30% del internet está conformado de este tipo de contenidos, sin embargo usa redes seguras y páginas comprobadas y no… repito NO le hagas clic a la publicidad… después no quiero sorpresas

Leer más en: http://www.ultimasnoticias.com.ve/noticias/tecnologia/7-claves-para-proteger-la-privacidad-en-las-redes-.aspx#ixzz3jCk37bwp

Pasión y odio por la imagen: Instagram… el gran dilema

Hemos discutido hartamente todo lo que podemos hacer por Facebook y por Twitter. Sin embargo ahora que aparece el Instagram quedamos todos en silencio porque no sabemos qué hacer con él. Y se los digo con conocimiento de causa: cada vez que me reúno con alguna persona para conversar sobre esos temas, resulta que no existe nada que podamos hacer para poder mantener mayor control sobre la herramienta. Es como un tomagochi. Si no estás sobre él, literalmente se muere.

No hace falta hablar con expertos para saber que el Instagram no es para personas que no están interesados en alimentar su ego. Es trabajoso, fastidioso, complicado y se convierte en una odisea de diseño. Es cuando uno se pregunta, si… tiene mucho engagement, ¡pero a costo de qué!

Si revisamos la estadísticas de cualquiera de nuestras plataformas y el engagement que ellas producen, podemos darnos cuenta que cualquier publicación que hagan por Instagram va a tener más impresiones y mayor capacidad de respuesta que cualquiera de tus redes sociales, inclusive, podría, sin ser preciso, creer que es 20 veces más que el mismo Facebook, lugar donde tenemos a todos nuestros amigos, y en el caso de una empresa, las personas que “están interesadas” en tu marca.

Pasa además algo muy particular: las publicaciones que haces en Instagram son mucho más virales que cualquier otra cuando la compartes en cualquiera de las otras redes sociales, por tanto, algo tiene de interesante su formato que hace que todo lo que publiques en ella sea contenido mágico. “Branding”, “marca”, “posicionamiento”, “presencia semiótica de la marca”, “imagen” son cosas que se me pasan por la cabeza para justificar su uso, pero atendiendo a la lógica y a la práctica, Instagram hace cosas maravillosas, pero otras… no tanto.

Si no fuera por herramientas como Iconsquare sería muy difícil monitorizar y moderar los comentarios de la herramienta, que está por demás decir que no te ofrece ninguna alerta cuando te hacen algún comentario o hacen alguna interacción, y juro por dios y mi madre, que puede que se te pase por la velocidad en la que se generan las interacciones. Puedo de dar fe de ello con bastantes tragos amargos inducidos.

Por otro lado, me parece terrible que sea imposible colocar más allá de un tag o una mención, un vínculo a tu sitio web o a algún lugar para que la gente conozca más de ti. Esto es algo serio, porque la idea de posicionar marca parte de la idea de “hacer que te conozcan”, darles algo que genere el interés necesario para promover tu marca, pero instagram no deja.

PERO…

Tengo algo que debemos reconocer de la herramienta. Alimenta el ego de muchos, el alma de otros, tiene su objetivo claro (ser móvil) y eso es una de sus ventajas cuando la usas para reconocer la existencia de un mundo que está allá fuera y quieres mostrar que lo estás disfrutándo (si muchachos, más allá de lo digital hay cosas… y hay gente que está haciéndolas sin conexión al wifi).

Hay momentos en los que creo que mucho discutimos lo técnico y poco pensamos en esas cosas que deben ser el fundamento de las redes sociales: mostrar la vida que tenemos con su mejor cuadro, su mejor luz y el mayor optimismo posible.

Creo que las personas que están usando esta herramienta como una forma de marketing personal les están funcionando maravillosamente. Porque usan la herramienta para capturar un momento, y sin filtro alguno, coloca un corazón a la marca, a un personaje o un proyecto.

Si ciertamente la herramienta tiene sus limitantes, considero que “también” ese es uno de sus encantos. Yo en particular sigo planteando mis dudas sobre ella desde el principio, sin embargo no han cambiado nada y eso ha sido la fortaleza de la herramienta. Insisto: sigue siendo una caja negra, pero eso es lo que ofrece, y eso es lo que gusta.

Mientras tanto… sigo jugando con él hasta que sepamos como entrarle, y para eso tengo a los cerebros expertos, quienes seguramente nos mostrarán lo maravillosa que es y todo lo que puedes hacer con ella… pero bueno, como dicen algunos libros “eso es parte de otra aventura, que contaremos en otra ocasión”.

Constancia: el truco especial de la Comunicación Digital

No sé si recuerdan de éste: “derecha, izquierda, abajo, arriba, A, B”. A los ocho años, este era el cannon casi ritual antes de jugar “Super Contra” en Nintendo. Pues así son las Comunicaciones Digitales: todo inicia con un truco especial que debes hacer desde el principio.

Cuando tomas una cuenta desde sus inicios, esta se convierte en un esfuerzo titánico para que todo lo que se muestra en ella tenga coherencia: se vea seria, estética y que además tenga resultado. Luego, hay que dedicarse al contenido y todo lo que tiene que ver con ello: planificar, crear campañas, ser creativo, fallar y volver a intentarlo, medir y volver a planificar, acomodar detalles de lo estético y lo estratégico, superar el desánimo y los comentarios negativos (porque no todo es magia y fantasía), y por si fuera poco, superar también aquellos comentarios que hacen algunos que trabajan contigo sobre su poca fe en tu trabajo.

Un día amanece, y como si fuera un suiche, todo cambia. Poco a poco la gente comienza a seguirte, hace comentarios y reenvía tus contenidos, pregunta cosas, y al recibir respuestas se siente agradecida por ello. Seguirás teniendo comentarios negativos y desmanes, pero tomas el coraje suficiente y afrontas este tema con sensatez: aprendes a responder a las inquietudes de los clientes y conversadores habituales. Creas modelos de trabajo, alianzas con sectores responsables y activas redes importantes para mejorar tus actividades.

Se te ocurren mejores ideas… claro, de madrugada.

En un punto importante pasa algo con lo que no te habías enfrentado nunca, empiezas a crear estrategias personales para la planificación y el monitoreo de toda la comunicación digital, y cuando esos modelos están bien asentados y comprobados, sientes que puedes compartirlo. Ese es el punto de inflexión, el momento en el que decides antes de comenzar el juego ir a “select” y colocar el modo experto.

Poner a prueba tus estrategias de planificación y monitoreo son fundamentales para seguir avanzando. Compartirlo con otros es fundamental para que esta práctica tenga éxito, porque así nuestro aprendizaje es bidireccional y plantea nuevas perspectivas de crecimiento, y por que uno de los fundamentos de nuestro trabajo es compartir, porque esa es la energía de la comunicación digital. Esta es una de las cosas que hace de la práctica del social media un ejercicio de repetición, de fallo y acomodo, de éxitos y no tan éxitos.

Por estas razones, cuando converso con los muchachos que asesoro en el tema de comunicaciones digitales, insisto en el tema de no temer a equivocarse: el truco es la constancia.